La vida que hay debajo

Cuando pienso en Londres, pienso siempre en la escaleras de Trafalgar Square. Me he sentado en esas escaleras muchas veces.

Detrás está la National Gallery. Ningún otro museo de los que conozco me gusta tanto. La primera vez que fui hace cinco años lo que más me conmovió fue la pintura de Paolo Ucello, creo que porque en aquel momento “San Jorge matando al dragón” era como mi vida. Esta vez mis dos pinturas preferidas han sido los “Bañistas en Asnières” de Seurat, sobre todo, por su tamaño, su luz y la vida que hay debajo, y “Sansón y Dalila” de Rubens: el cuerpo dormido del amor y la derrota.

Bañistas en Asnières, George Seurat (1884)

Sansón y Dalila, Peter Paul Rubens (1629-1630)

Anuncios

17 comentarios sobre “La vida que hay debajo”

  1. Seurat y el puntillismo en general no me gustan mucho. Rubens me encanta, su pintura, su actitud, su taller lleno de gente trabajando, su influencia en Velázquez… Mi obra preferida de Rubens es el retrato de Clara Serena, que era su hija y claro eso se nota.
    Y Jan Van Eyck? 🙂

    1. a mí seurat en general tampoco me gusta mucho, pero este cuadro de los bañistas sí, a lo mejor porque lo pintó cuando aún no hacía puntillismo

      no vi la sala de jan van eyck esta vez… háblame de él.

      1. en el avión a londres fui leyendo la introducción de seamus heaney a los poemas de yeats y este fragmento que elige:

        Encontraría en la orilla del mar
        una clavícula de liebre, fina
        por el desgaste del batir del mar;
        y la taladraría, y miraría
        el viejo mundo amargo en que se casan
        en iglesias y, junto a un mar tranquilo,
        me reiría de quien allí se casa,
        a través de ese hueso blanco y fino.

        W. B. Yeats

        (tr. Daniel Aguirre)

        también es divertido.

  2. Yo olvidé todo lo que había visto en la National Gallery cuando al salir me topé con una concentración pro-musulmana. Y había tanta gente que hasta estaba la TVG cubriéndola 😀

      1. Pues no me acuerdo bien, pero creo que pedían que no se les llamase terroristas solo por ser musulmanes (una buena causa) y a la vez defendían la unión de su civilización frente a los “occidentales” si todo seguía igual (esto daba un poquito de miedo).

  3. Yo apenas recuerdo mi excursión a la National Gallery, intoxicada por tanto famoso, corría de sala en sala, no fuese a perderme alguno de los grandes cuadros de la historia (de los que re-conocía, vaya).

    Tendré que hacerlo mejor la próxima vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s