My summer of love

My summer library falling down the sky (Vigo, julio 2010)

———

Quisiera tener un amor grande
y enterrarme en su carne.

Else Lasker-Schüler

(tr. Sonia Almau)

Anuncios

8 comentarios sobre “My summer of love”

  1. Eat the summer cannibals,
    eat, eat, eat,
    you eat the summer cannibals,
    eat, eat, eat.

    Patti Smith

    (“Summer Cannibals”)

  2. La poesía lo que tiene es eso. Una resonancia loca. Y la de Else que rompe y lo dice todo…

    Ahh y Madrid…me he quedado noqueada al ver a Bill Viola. En Madrid vi la instalación de Viola. Su iconografías humanas expresando los sentimientos. Como cristos, como vírgenes del dolor…y los títulos que me gustaban mucho.

    En Madrid he vivido, culturalmente, cosas que recuerdo con mucha fuerza… exposiciones de Anselm Kiefer, de Louise Bourgeois, Francesca Woodman…y conciertos y obras de teatro y…

    Aquí en Barcelona la cultura está como petrificada.

    1. Yo también fui muy feliz en Madrid. Me costó mucho volver de allí.

      Pero me enseñaron que las ciudades están también por dentro.

      Y que podemos dar vida a las piedras.

      Y el mar…

  3. ¡Un libro de cocina entre la poesía y la pintura! Excelente.

    Al ver la foto lo primero que se me ha venido a la mente es la imagen de unos musgos o líquienes que crecen al borde de unos taludes que flanquean el camino a la fábrica de Orbaitzeta, en Navarra, donde he estado hace unos días. Son musgos colgantes, y siempre gotean agua, incluso en lo más profundo del verano. He pensado que al poner las manos debajo de tus libros suspendidos sentiríamos el mismo frescor, la misma humedad reconstituyente en el corazón del verano.

    Mis libros no están suspendidos del cielo pero hay un ser especialmente travieso y simpático que está perpetuamente colgado en una de mis estanterías (en concreto, es una estantería dedicada por entero a la poesía):

    http://img249.imageshack.us/i/murcilagodepeluche.jpg/

    Un murciélago de peluche que es también un pequeño maestro de inversión, subversión y márgenes. Me indica siempre la actitud correcta que tengo que adoptar al leer poesía y otras cosas. 🙂

    abrazos

    1. Un libro de cocina, ¡claro! Siempre me dijeron en casa que había que comer de todo… 🙂

      Desde que hablaste en tu blog de la fábrica abandonada de armas de Orbaitzeta, pienso en ese lugar como en un lugar precioso. Me imagino una fábrica devorada por la vegetación.

      Tu murciélago es como los murciélagos de la Biblioteca de la Universidad de Coimbra del siglo XVI, que de día duermen entre los libros y por las noches los limpian comiéndose los bichitos que nacen de la oscuridad y el tiempo en ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s