Mandrágora

Nombre científico:

Mandragora officinarum

Nombre común:

mandrágora: castellano, gallego
mandràgora: catalán
urrilo: euskera
mandrake: inglés
mandragore: francés
alraune: alemán
alruuna: finlandés
alruna: sueco
alruin: holandés

Otros nombres:

Manzana de Satán
Manzana del amor
Planta de Circe

Etimología:

Del gr. ‘mandra’ (rebaño) y ‘agayrós’ (nocivo): nocivo para el rebaño.

Descripción:

Planta herbácea de la familia de las Solanáceas, sin tallo, con muchas hojas pecioladas, muy grandes, ovaladas, rugosas, ondeadas por el margen y de color verde oscuro, flores de mal olor en forma de campanilla, blanquecinas y rojizas, en grupo colocado en el centro de las hojas, fruto en baya semejante a una manzana pequeña, redondo, liso, carnoso y de olor fétido, y raíz gruesa, fusiforme y a menudo bifurcada. (Fuente: DRAE)

La mandrágora en El libro de los seres imaginarios de Borges

“Como el Borametz, la planta llamada Mandrágora confina con el reino animal, porque grita cuando la arrancan; ese grito puede enloquecer a quienes lo escuchan (Romeo y Julieta, IV,3). Pitágoras la llamó “antropomorfa”; el agrónomo latino Lucio Columela, “semi-homo”, y Alberto Magno pudo escribir que las Mandrágoras figuran la humanidad con la distinción de los sexos. Antes, Plinio había dicho que la Mandrágora blanca es el macho y la negra es la hembra. También, que quienes la recogen trazan alrededor tres círculos con la espada y miran al poniente; el olor de las hojas es tan fuerte que suele dejar mudas a las personas. Arrancarla era correr el albur de espantosas calamidades; el último libro de la Guerra judía de Flavio Josefo nos aconseja recurrir a un perro adiestrado. Arrancada la planta, el animal muere, pero las hojas sirven para fines narcóticos, mágicos y laxantes.

La supuesta forma humana de las Mandrágoras ha sugerido a la superstición que éstas crecen al pie de los patíbulos. Browne (Pseudodoxia Epidémica, 1646) habla de la grasa de los ahorcados; el novelista popular Hanns Heinz Ewers (Alraune, 1913), de la simiente. Mandrágora, en alemán, es Alraune; antes se dijo Alruna; la palabra trae su origen de runa, que significó “misterio”, “cosa escondida”, y se aplicó después a los caracteres del primer alfabeto germánico.

El Génesis (XXX, 14) incluye una curiosa referencia a las virtudes generativas de la Mandrágora. En el siglo XII, un comentador judeo-alemán del Talmud escribe este párrafo:

“Una especie de cuerda sale de una raíz en el suelo y a la cuerda está atado por el ombligo, como una calabaza, o melón, el animal llamado Yadu’a, pero el Yadu’a es en todo igual a los hombres: cara, cuerpo, manos y pies. Desarraiga y destruye todas las cosas, hasta donde alcanza la cuerda. Hay que romper la cuerda con una flecha, y entonces muere el animal”.

El médico Discórides identificó la Mandrágora con la circea, o “hierba de Circe”, de la que se lee en la Odisea, en el libro décimo:

“La raíz es negra, pero la flor es como la leche. Es difícil empresa para los hombres arrancarla del suelo, pero los dioses son todopoderosos”.

—–

La mandrágora en Esperando a Godot de Samuel Beckett:

[del ACTO PRIMERO]

VLADIMIR: (…) Y ahora, ¿qué hacemos?
ESTRAGÓN: Esperamos.
VLADIMIR: Sí, ¿pero mientras esperamos?
ESTRAGÓN: ¿Y si nos ahorcáramos?
VLADIMIR: Sería un buen medio para que se nos pusiera tiesa.
ESTRAGÓN (excitado): ¿Lo hacemos?
VLADIMIR: Con todo lo que sigue. Allí donde eso cae, crecen mandrágoras. Por eso gritan cuando las arrancan. ¿No lo sabías?
ESTRAGÓN: Ahorquémonos ahora mismo.
VLADIMIR: ¿De una rama? (Se acercan al árbol y lo observan.) No me fío.
ESTRAGÓN: Siempre podemos intentarlo.
VLÁDIMIR: Inténtalo.
ESTRAGÓN: Después de ti.
VLADIMIR: No, tú primero.
ESTRAGÓN: ¿Por qué?
VLADIMIR: Pesas menos que yo.
ESTRAGÓN: Precisamente.
VLADIMIR: No lo comprendo.
ESTRAGÓN: Vamos, reflexiona un poco.

(Vladimir reflexiona.)

VLADIMIR (por fin): No lo comprendo.
ESTRAGÓN: Te lo explicaré. (Reflexiona.) La rama… la rama… (Colérico.) ¡Pero trata de comprenderlo!
VLADIMIR: Sólo cuento contigo.
ESTRAGÓN (con esfuerzo): Gogo liviano – no romper rama – Gogo muerto. Didi pesado – romper rama – Didi solo. (Pausa.) Mientras que… (Busca la expresión exacta.)
VLADIMIR: No se me había ocurrido.
ESTRAGÓN (la ha encontrado): Quien puede lo más, puede lo menos.
VLADIMIR: Pero, ¿acaso peso más que tú?
ESTRAGÓN: Tú lo has dicho. Yo no sé nada. Existe una probabilidad entre dos. O casi.
VLADIMIR: Entonces, ¿qué hacemos?
ESTRAGÓN: No hagamos nada. Es lo más prudente.
VLADIMIR: Esperemos a ver qué nos dice.
ESTRAGÓN: ¿Quién?
VLADIMIR: Godot.
ESTRAGÓN: Claro.
VLADIMIR: Esperemos hasta estar seguros.

(tr. Ana María Moix)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s