Topofilia (4)

Tui

Anuncios

4 comentarios en “Topofilia (4)”

  1. nada más ver esta imagen he recordado a los niños iraníes de Kiarostami, subiendo y bajando cuestas. Por eso éste debe ser el pueblo de tu infancia

    las calles inclinadas

    la infancia como una cierta inclinación

    éste es el mundo en pendiente donde crecí:

    http://imageshack.us/photo/my-images/198/ohanes3.jpg/

    en Ohanes no existía la horizontalidad: la realidad era siempre oblicua, amparada por un cielo desmesuradamente abierto, hacia el que se tenía la sensación de caer (caída gozosa en el cielo; el vértigo fue un aprendizaje posterior).

    Nunca he vuelto a ver tantas estrellas, tan nítidas y tan maravillosamente pronunciables (con lengua de niño, siempre con lengua de niño, equidistante entre el descubrimiento y el temblor. Esa dulce lumbre de asombro)

    preciosa imagen de Tui, preciosa inclinación de piedra y muda densidad sonora

    1. Ohanes es verdaderamente conmovedor.

      Comprendo bien esa sensación que describes porque Vigo es una ciudad en pendiente y el barrio antiguo de Tui, el pueblo de mi familia, también.

      Justo hace dos días me acordé de la película de Kiarostami. La verdad es que me acuerdo de ella en muchos momentos, de su mensaje maravilloso. Qué bonito que la asocies a lugares tan próximos.

      1. ¿Cómo no recordar la película de Kiarostami y asociarla? Ojalá de mayores seamos como esos niños 😉

        Hay una película turca que te recomiendo y que es un homenaje explícito a “¿Dónde está la casa de mi amigo?”; se trata de “Miel”, de Semih Kaplanoglu:

        En una escena maravillosa, el niño se duerme al pie de un árbol mientras cae la noche… Una de las escenas más delicadas e intensas del cine de los últimos años: hay que verla, no se puede contar… Y el sueño del niño se une a otros sueños, a otras miradas: la infancia frondosa de “La canción del camino”, de Satyajit Ray; el niño silencioso de “Kardiograma”, de Darezhan Omirbaev; los niños mendigos y alegres de “Nadie sabe”, de Hirokazu Kore-eda; muchas infancias, muchas lenguas: un mismo asombro ante el mundo.

        De “Miel” hay una edición reciente en DVD; estoy seguro de que te gustará

        subamos la cuesta hasta la casa del amigo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s