Meditación entre rosales (2/1)

Está en francés. Lamentablemente no lo he encontrado con subtítulos, pero no quería dejar de traer aquí esta genial reflexión de Rohmer sobre la enseñanza…

Veronique et son cancre (Éric Rohmer, 1958)

Anuncios

4 comentarios en “Meditación entre rosales (2/1)”

  1. -C’est très important le 1…
    -Pourquoi?
    -Parce que… C’est trop long à expliquer…

    ¡Magnífico! 🙂

    Dos pequeñas citas sobre la enseñanza (y sobre el profesor que aprende):

    “Los valores auténticos y puros de lo verdadero, lo bello y lo bueno en la actividad de un ser humano se originan a partir de un mismo acto, por una determinada aplicación de la plenitud de la atención al objeto.
    La enseñanza no debería tener otro fin que el de hacer posible la existencia de un acto como ése mediante el ejercicio de la atención.
    Todos los demás beneficios de la instrucción carecen de interés.”

    “La clase.- Se me recoge la vida mientras pienso. Mientras pienso, hablo y actúo, centrada en lo que hablo y en lo que hago, hablando lo que pienso, en contacto con otros, con el individuo-grupo que me atiende y que soy, mientras construyo lo que pienso y digo, no me tengo presente.
    Luego, a la salida, bruscamente, la vida se me agolpa en los zapatos, soy de nuevo frente a mí, soy la “misma” del “mí misma”, mi vida de pronto desbordando de fuera adentro, empapándome la ropa igual que un cansancio que golpea.
    Cada día, a la salida, se renueva el suceso: la extrañeza de esa claridad de la mañana en mis zapatos”.

  2. olvidé ponerlo… forman parte de dos libros que continuamente releo: la primera, de los “Cuadernos”, de Simone Weil. La segunda, de “Filosofía en los días críticos. Diarios 1996-1998”, de Chantal Maillard.

    de la clase de la segunda cita yo mismo fui alumno en aquellos años. Chantal daba clase de Historia de la Filosofía Occidental, Pensamiento Oriental, Estética y Teoría de las Artes y, en la facultad de comunicación, Estética Audiovisual. Cursé la segunda y la cuarta.

    reencontrar ese párrafo, años después, fue regresar a la claridad de la mañana en aquellos zapatos…

    1. Es muy interesante, muy interesante. La extrañeza de la claridad en mis zapatos es una expresión muy bella para algo que reconozco. La plenitud de la atención… Sería bonito conseguirla 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s