El niño de la bicicleta

Después de haber estado viendo últimamente muchas películas en el cine que no me hacían del todo feliz, he ido a ver “El niño de la bicicleta” de los hermanos Dardenne y, aunque sólo éramos cuatro personas en la sala y pasé frío (en invierno los Multicines Norte de Vigo hacen honor a su nombre), me ha gustado esta historia y sus dos personajes principales.

Anuncios

4 comentarios sobre “El niño de la bicicleta”

  1. me encantó esta película por su sobriedad y su luminosa sencillez…

    es cierto que eché en falta la aspereza de “Rosetta”, el suave y fecundo desasosiego de “El niño”, los tiempos muertos de “El hijo” y el trasfondo político-existencial de “La promesa”. “El niño de la bicicleta” presenta a unos hermanos Dardenne más amables, de aristas más atenuadas aunque aún levemente visibles.

    me alegra que la hayas visto, pese a ese frío que intuyo acogedor

    te recomiendo el resto de películas de Dardenne, si no las conoces; y en otro registro, las obras de esa cineasta asombrosa y también belga que es Chantal Akerman

    y ahora pienso que es admirable que un país tan pequeño haya dado tantas cosas prodigiosas…

    Un abrazo y feliz Año 🙂

    1. El frío acogedor, sí 🙂

      De esta peli me ha gustado mucho el amor de la mujer por el niño. Es hermoso desde el principio, desde que el niño se abraza a ella sin conocerla, hasta el final.

      Tengo ganas de ver más de los Dardenne. Había visto una que también me había gustado, pero no consigo recordar cuál era, si el hijo o el niño… De Chantal Akerman vi “La-Bàs” et je vous en prie 😉

      ¿Sabes que entré en el cine con “Bélgica” de Maillard bajo el brazo? Me lo acababa de comprar después de leer en tu blog, en el de Luna y en el de Say cuánto os gustó 🙂

      ¡Feliz, feliz año!

  2. Tera:

    el abrazo del niño formaría parte del itinerario del pequeño gesto compasivo: gestos que pronuncian la ternura, restañan una herida o procuran la ligereza o “levitación” en un mundo gobernado por la gravedad

    de Chantal Akerman te recomendaría “Jeanne Dielman”, “Je tu il elle” y los documentales (por llamarlos de algún modo, pues no son en realidad documentales) “News from Home”, “D’Est” y “Hotel Monterrey”, donde ensaya una poética de los espacios y los cuerpos, y sus intersecciones, ausencias, pliegues, intimidades…

    “Bélgica” nos ha gustado mucho. Su textura, sus imágenes preciosas, el mundo de la infancia, la búsqueda. Luna me comentó que aunque el libro parece un diario reflexivo o filosófico es, ante todo, un libro de poemas. Estoy de acuerdo con esa intuición luminosa. El pensamiento se “poema”; los poemas piensan. Es la estricta re-flexión: cuando el reflejo de lo que somos se vuelve sobre sí mismo e indaga en “nuestra extraña materia”: algo acontece, entonces, poema o fuerza telúrica, placer de las metamorfosis. Algo nos atraviesa y suavemente nos pronuncia. (¿Llegaste a ver aquella conversación entre Maillard y Gamoneda?)

    En cuanto a Say, es quizá la mejor lectora de Chantal: no sólo la ha comprendido; la respira, la vive. Es conmovedora esa intensidad.

    Me alegra que ese libro te acompañara al corazón de Bélgica y al corazón del niño en la película de los Dardenne 🙂

    (he recordado una de tus entradas del verano, “El sueño de Europa”; te he dejado un comentario en ella)

    1. El itinerario del pequeño gesto compasivo se puede seguir muy bien a lo largo de todo tu blog a través de ese conjunto inolvidable de poemas, pensamientos, imágenes, canciones y hojas depositadas en un cuenco que lo componen.

      Y te acuerdas…

      https://conestacasybramante.wordpress.com/2010/03/19/la-confianza/

      En “El niño de la bicicleta”, viendo la escena en la que el niño se encuentra por primera vez con la mujer, accidentalmente, y se abraza a ella y luego se lo llevan, sentí que deseaba que esa mujer tuviera un papel en la película, que volviera a aparecer. Es una escena muy bella. Está llena de significación y su significado se despliega por toda la película…

      “Puedes abrazarme, pero no tan fuerte, tan fuerte me hace daño…”

      La película “habla de la posibilidad o no para una mujer que no es la madre biológica de un niño de saber si el amor que siente hacia él va a poder apaciguar la violencia que este niño lleva dentro” (de una entrevista a los hermanos Dardenne)

      He visto la conversación entre Chantal y Gamoneda, apuntando, como sugerías, en un cuaderno y disfrutando:

      “el poema como algo pequeño, como algo que uno descubre a veces para uno mismo y que es capaz de entregar en un momento dado, es decir, de comunicar”

      “la subjetividad tiene una universalidad que el poema es capaz de entregar”

      “vivimos en una sociedad que ha olvidado cantar”

      “la poesía es la aprehensión sensible y directa del conocimiento”

      “la poesía somos nosotros”

      Por todo eso “algo nos atraviesa y suavemente nos pronuncia”.

      Me sumergiré en el charquito de “Bélgica”.

      Gracias por acordarte de “El sueño de Europa”. La plenitud de tu atención asociativa lo ha convertido en algo más interesante 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s