Sóbranme os ollos para verte

Onte fun buscar o último poemario de Olga Novo, Cráter, e aínda que o día xa estaba escuro e facía moitísimo frío, un frío doutra era, subín as rúas de volta a casa lendo os poemas deste fermosísimo e incrible libro vermello. E non gardei as mans nos bolsillos en todo o camiño. E non gardei as mans.

SUL PONTICELLO

Sobre o teu silencio de madeira de espiño
nevamos coma un augurio as miñas mans e o inverno

O meu amor por ti é un decibelio de prata

Fico sentada no umbral de audición a ver como chega a palabra…

O meu cráter en repouso afuma bosques antigos
transpiro pola pel dun animal extinto
e a mucosa da tristeza cicatriza
en contacto directo coa luz dos órganos e os astros

O meu cráter de epitelio e cinzas
O meu cráter de queratina e granito

O meu amor por ti está feito de paz atómica
O meu pensamento fórmase
mediante un choque térmico contigo
Vou camiño de lonxe
sóbranme os ollos para verte

pero
vou contigo da man sul ponticello
son a máis pequena e aguda da familia
dos instrumentos de corda
pero dille por deus á túa boca ancestral
que me morda

Anuncios

7 comentarios sobre “Sóbranme os ollos para verte”

  1. “O meu pensamento fórmase
    mediante un choque térmico contigo”

    ¡espléndido!

    creo entenderlo todo salvo “onte”; ¿es “ayer”?

    al leer esta lengua me invade una sensación muy curiosa: la de una respiración antigua, lejana, casi innombrable. Las palabras parecen conchas marinas engastadas en las rocas, nervaduras de coral, líquenes petrificados en eras remotas. Es fascinante detenerse en cada una de ellas, en su infinita belleza mineral

    palabras acuñadas en trilobites

    en contraposición, el catalán se me antoja una lengua líquida, actual y trashumante, más apta para la narración

    la lengua gallega parece perfecta para el proceso de decantación de las palabras y las sensaciones. Para propiciar ese vacío creador que aguarda la llegada del poema.

    y otra cosa: en los poemas en gallego que has subido, siempre tengo la impresión de que bajo la voz del autor hay otra voz, arcaica, susurrante, perfectamente reconocible: una voz que habla en todos los poemas independientemente de quien los escribe. Esa voz pronuncia al poema y a su autor, y hermana los diversos estilos de escritura, los muchos alientos, en un único pulso telúrico

    como si el agua viva de la lengua hablara a través de todos los poetas e imantara su ritmo sensible

    ¿Quién sabe? A lo mejor reconozco algo muy antiguo… Aquel pueblo de las Alpujarras almerienses, Ohanes, donde nació mi madre, fue repoblado con gallegos después de la Reconquista 🙂

    no guardar las manos bajo el frío: el gesto perfecto para acoger un poemario recién nacido

    1. Pienso que la voz arcaica, susurrante, perfectamente reconocible que habla en todos los poemas gallegos que han aparecido por aquí independientemente de quién los escribe es la voz del eros 🙂

      Esa voz también está en un poeta que me gusta mucho y que, por cierto, escribía en catalán antiguo… arcaico, susurrante… sin guardar las manos bajo el frío…

      Tot quant es gela
      mas ieu no pues frezar
      qu’amors novela
      mi fal cor reverdir;
      non dei fremir
      qu’Amors mi cuebr’em cela
      em fai tenir
      ma valor em capdela.

      Arnaut Daniel

      (Todo cuanto existe se hiela, pero yo no puedo sentir frío porque un nuevo amor me hace reverdecer el corazón. No debo temblar porque Amor me cubre y me protege, me hace mantener mi valor y me guía.)

      Qué increíbles las repoblaciones… Sería interesante saber más de esos orígenes… Ohanes es un nombre muy curioso y bonito, ¿sabes qué significa?

      Buena deducción: “onte” es “ayer” 🙂

      1. La etimología de Ohanes es, hasta donde sé, desconocida. En el siglo XIII los árabes lo llamaban Iuhanis… me gusta imaginar que ese nombre es el de una divinidad del desierto o el de una yakshini del lejano oriente… 🙂

        respecto a la voz del eros que está debajo de todos los poemas, uno de los tres principios o gunas que según la cosmología Samkhya activan el mundo material o prakriti se conoce como sattva: fuerza ascendente y creadora equiparable al eros. El universo habría nacido como un verso pronunciado por una nada infinitamente creadora en la que vibra el impulso del eros…

        y todo esto me hace recordar estos tres apuntes sobre el pensamiento, el eros y la compasión:

        El espíritu no está forzado a creer en la existencia de nada (subjetivismo, idealismo absoluto, solipsismo, escepticismo: ver las Upanishadas, los taoístas, Platón: todos usan esta actitud filosófica a modo de purificación).
        Es porque el único órgano de contacto con la existencia es la aceptación, el amor. Por eso, belleza y realidad son idénticas. Por eso la alegría y el sentimiento de la realidad son la misma cosa.

        Simone Weil, *Cahiers*

        Oh, cachorro, ¿dónde está tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente. ¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros.

        Clarice Lispector, “Es allí adonde voy”, en *Dónde estuviste de noche*

        Cuenta Valmiki, en la primera parte del Ramayana (Balakanda, II), que, yendo por la orilla de un río, se encontró con una pareja de pájaros krauñcha apareándose en la rama de un árbol. En ese instante uno de ellos, el macho, cayó traspasado por la flecha de un cazador y la hembra emitió un grito desolado y terrible. Aquel grito penetró en el corazón de Valmiki, quien experimentó (o así lo creyó) el mismo dolor, la misma desesperación que provocara el grito del ave. Hasta tal punto se halló lleno de compasión, que el dolor estalló en sus labios en forma de poema. La expresión mediata de tan intenso padecimiento brotó ritmada, y así fue, según relata el mismo Valmiki, como surgió en él la expresión poética. El desbordamiento emocional producido mediante la empatía había hallado camino en la palabra poética, unión de logos y musicalidad, y a esta palabra-verso nacida de la pena (soka) la llamó sloka.

        Chantal Maillard, “El grito del pájaro krauñcha. De karuna a santarasa o el placer lo trágico”, en *El crimen perfecto*

        Buscaré “Cráter” 🙂

      2. “Por eso, belleza y realidad son idénticas. Por eso la alegría y el sentimiento de la realidad son la misma cosa.”

        ¡Cuánto me gusta!

        Y ahora convoco a este sattva a todos los animales conocidos, a sus cachorros, a los pájaros krauñcha, a los perros de nuestra infancia…

        Los árabes y los gallegos en Ohanes… Y otra lengua arcaica del eros…

        Tant amare, tant amare
        habib, tant amare…

        Te encontrará “Cráter”.

  2. Eu velida non dormia,
    lelia doura
    e meu amigo venia,
    edoi lelia doura.

    Non dormia e cuidava,
    lelia doura,
    e meu amigo chegava,
    edoi lelia doura.

    E meu amigo venia,
    lelia doura,
    e d’amor tan ben dizia,
    edoi lelia doura.

    E meu amigo chegava,
    lelia doura,
    e d’amor tan ben cantaba,
    edoi lelia doura.

    Muito desejei amigo
    lelia doura
    que vos tevesse comigo,
    edoi lelia doura.

    Muito desejei amado,
    lelia doura,
    que vos tevesse a meu lado,
    edoi lelia doura.

    Leli leli, par Deus, leli,
    lelia doura,
    ben sei eu que non diz leli,
    edoi lelia doura.

    Ben sei eu que non diz leli,
    lelia doura,
    demo x’é que non diz lelia,
    edoi lelia doura.

    Pedro Eanes Solaz (A.K.A. Eros),
    Cantiga de amigo galaico-portuguesa do século XIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s