El puzzle de nieve

 Aterrizando en Ginebra, febrero 2012

Anuncios

8 comentarios sobre “El puzzle de nieve”

  1. (pre)disposiciones para hacer un puzzle de nieve:

    mirar desde el Cielo

    fragilidad

    manos pequeñas
    intensamente pequeñas
    intensamente aquí

    e. e. cummings lo explica muy bien:

    tu más leve mirada me cercará fácilmente
    aunque me he cerrado como dedos,
    siempre me abres pétalo a pétalo, como la primavera abre
    (tocando hábil, misteriosamente) su primera
    rosa

    o, si es tu deseo cerrarme, yo y
    mi vida se eclipsarán hermosa, repentinamente,
    como cuando el corazón de esta flor imagina
    la nieve descendiendo, cauta, por doquier;

    nada que hayamos de percibir en este mundo iguala
    el poder de tu intensa fragilidad: cuya textura
    me obliga con el color de sus tierras,
    mostrando muerte y eternidad a cada aliento

    (no sé lo que en ti cierra
    y abre; sólo algo en mí comprende
    que la voz en tus ojos es más profunda que toda rosa)

    Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas

    (trad. Stalker)

    traducir: hacer un puzzle de nieve: fragilizarse

  2. Como curiosidad, la imagen de la nieve que arde, en un texto del siglo VI a. C.:

    Estando una vez el venerable en el bosque de las Ardillas, se dirigió a los monjes y les dijo:
    -Monjes, todo arde.
    ¿Qué todo es el que arde?
    El ojo arde. Las formas arden. Arde la percepción. Arde el contacto. Hasta la nie
    ve arde.
    Y todo lo que se origina por el contacto del ojo y de las formas, que atrae, que inspira aversión, que deja indiferente. Todo eso también arde.
    ¿Con qué?
    Con el fuego de la atracción, con el fuego de la aversión, con el fuego de la necedad, con el nacer, envejecer, morir, con penas, lamentos, aflicciones, angustia.
    Arde el oído.
    Arden en llamas los sonidos.
    Y el olfato, y todos los olores.
    La lengua y los sabores.
    Y el cuerpo.
    Y el tacto.
    Y arden la mente y las ideas.
    Y arden los pensamientos.
    Y arde la conciencia.
    Y arde el contacto.
    Suave, implacablemente arden las palabras que nos dicen, y ya no sabemos decir debido a nuestra lengua abrasada.

    El Buddha Sakyamuni, “Samyutta Nikaya”

  3. Tera:

    Acabo de darme cuenta de que al escribir “el Buddha” parezco cometer un error equivalente a decir “el Antonio” o “la María”… 🙂

    “El Buddha” significa, literalmente, “el despierto”. Es un apodo de Siddharta Gautama (o Gotama), supuesto nombre del Buddha histórico. Sakyamuni significa “el sabio de los Sakya”, uno de los clanes de la aristocracia guerrera del norte de la India: este segundo apelativo se aplica para distinguir a Gautama de los cinco Buddhas que según la tradición han existido antes que él (según las profecías, aún habrá de llegar un último Despierto, el Buddha futuro, de nombre Maitreya; algunos datan su advenimiento en torno al año 4200 d. C. y aseguran que ahora mora en otro universo conocido como Cielo Tusita). De ahí que los especialistas estén de acuerdo en escribir “el Buddha”…

    Los versos de los Nikaya reciben el nombre de sutras (“hilos”): durante siglos se transmitieron oralmente y por último se empezaron a copiar en hojas de palmera (los estudiantes de los monasterios llevaban “libros verdes” confeccionados así)

    Un verso como “Arden en llamas los sonidos”, ¿no te parece muy contemporáneo? Podría estar perfectamente incluido en libros como “Arden las pérdidas”, de Gamoneda, escrito… ¡26 siglos más tarde!

    Lo cual viene a demostrar que la poesía es la verdadera imagen móvil de la eternidad: algo vibra siempre, idéntico a sí mismo; algo se teje al margen de los avatares de la ilusión del tiempo, y de esos hilos está hecho el asombro, el poema o la fragilidad con que abordamos el puzzle de nieve…

    hilos de vida 🙂

    1. Qué bonito copiar en hojas de palmera los versos…

      En cuanto a la imagen móvil de la eternidad… recito :-):

      “Sólo perduran en el tiempo las cosas
      que no fueron del tiempo.”

      Borges

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s