Amants bleus

––

Nosotros dos vivimos demasiado tiempo engañados,
pero ahora, transformados, nos escapamos dulcemente como se escapa la Naturaleza,
nosotros somos la Naturaleza, estuvimos durante mucho tiempo ausentes, pero ahora hemos vuelto,
nos convertimos en plantas, troncos, follaje, raíces, corteza,
nos acostamos en la tierra, somos rocas,
somos robles, crecemos juntos en los espacios abiertos,
pacemos, somos dos entre las manadas salvajes, espontáneos como ellas,
dos peces nadando juntos en el mar,
somos como las flores de la acacia, desprendemos perfume por los senderos mañanas y tardes enteras,
somos también la impureza de las bestias, los vegetales, los minerales,
somos dos halcones rapaces, planeamos en las alturas observando la tierra,
somos dos soles resplandecientes, somos el equilibrio del orbe y las estrellas, somos dos cometas,
merodeamos por los bosques con fauces y a cuatro patas, brincamos en las praderas,
somos dos nubes pasando por el cielo de la mañana a la tarde,
somos la unión de los mares, somos dos de esas alegres olas que ruedan una encima de la otra, empapándose,
somos como la atmósfera: transparente, receptiva, envolvente, impermeable,
somos nieve, lluvia, frío, oscuridad, somos cada producto y fenómeno de la Tierra,
hemos dado vueltas y vueltas hasta estar de vuelta en casa,
nosotros dos,
no hemos tenido nada más que libertad y felicidad.

Walt Whitman

(tr. tera)

Anuncios

8 comentarios en “Amants bleus”

  1. Ajouter deux lettres à Paris, c’est le paradis.

    (Jules Renard)

    I don’t have any reasons,
    I’ve left them all behind,
    I’m in a New York state of mind.

    (Billy Joel)

  2. Entre la grandeza de Whitman y la pequeñez de Dickinson… ¡cuánta vida!

    Los sobrevuelo y me detengo en una rama intermedia:

    Transmuta en campos y hermosura
    lo que no se expresa, mira
    las mieses, nota el viento, siente
    la luz, respira la médula
    del mundo, rehaz lo podre
    en enjambre y avanza, escucha
    su zumbido, toma miel. Di
    nombres compañeros, invoca
    compañeras. No cejes. Girasoles
    y cuervos velan tu corazón. Ablanda
    el entrecejo, nutre lo magro. Dispón
    vigas de cedro y tablazones
    de haya, apacienta entre lirios, mas no olvides
    que ira hay en la sabiduría, resplandor
    de candela. Llama, di
    al viento: ven viento, limpia
    esos cielos. Reposa en él los ojos.

    Olvido García Valdés

    Estupenda traducción, Tera!

    1. Qué cosa hermosa este poema de Olvido! A veces me da ganas de darle la vuelta al blog y poner los comentarios arriba y los posts abajo.

      Entre mis poetas de sangre, Whitman y Dickinson son como dos hermanos mayores. Cuando no sé bien qué pensar, voy a la estantería, los cojo, los leo y siento que me miran con cariño.

      Dentro de esta estirpe extraordinaria, Safo sería la primera antepasada 🙂 Así que sí… ¡muuucha vida!

      (Por cierto, estoy pensando que es una familia muy curiosa porque en ella… ¡no hay padres ni madres! :-))

  3. Conozco bien esa sensación de ir a la estantería y abrir esos libros-oráculo que siempre dicen -y nos dicen- la palabra oportuna, la pequeña revelación: a veces un breve apunte que te imanta hacia otra cosa, despierta un semilla de atención o un agua de asombro…

    esos libros siempre nos abren como si fuéramos abanicos, desgranan en nosotros las pepitas de la granada (kokoro: mente o corazón) con la que afrontamos el sucesivo vértigo de la existencia

    pienso en largas noches de verano donde los libros hablan una lengua especialmente pequeña, un entrañable cri-cri en el bosque de las estanterías: libros-grillo que invitan a una lentitud y una vida…

    “Puente: lugar del pensamiento”, decía Handke. Los libros son puentes, e innumerables son las otras orillas que nos invitan a cruzar (tan innumerables como los latidos del kokoro, declinado en infinitas lenguas y colores)

    Me encanta que esa estirpe extraordinaria de poetas esté compuesta por hermanos y hermanas… ¿te animarías a traer los nombres de los antepasados y contemporáneos que recorren el tapiz de tus filias poéticas? ¡Un pequeño retrato de familia! 🙂

    1. Qué bien que conozcas la sensación… y hacer, a veces, el mismo gesto en el sucesivo vértigo de la existencia…

      Qué entrañable el cri-cri de los libros en verano!! Es verdad y me encanta! Y tener las ventanas abiertas de noche y las olas del mar entre las páginas… que vienen y vienen…

      En mi galaxia poética de alegría en espiral y sin atender a géneros, viven hermanados: Safo, Dickinson, Whitman, Éric Rohmer, Patti Smith y Claudio Rodríguez Fer. Dentro de la galaxia viven otros que también me gustan mucho y fuera habrá más que también me gustarán cuando los descubra, pero me incomodan mucho las listas… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s