Permanecer ante ese fuego

“Para describir un fuego llameante y un árbol en una llanura, permanezcamos ante ese fuego y ese árbol hasta que no se parezcan, no se nos parezcan, a ningún otro árbol y a ningún otro fuego.”

Flaubert

Anuncios

6 comentarios sobre “Permanecer ante ese fuego”

  1. a la izquierda de los árboles me parece ver una estrella verde… ¿qué siembra, qué cura, qué canta?

    esa estrella quizá pueda alimentar el hambre o el surco del que pasa, su infinita apertura, la delicadeza del transeúnte ensimismado

    ¿Es un río o un camino lo que rodea los árboles?

    Flaubert, sin saberlo, está definiendo exactamente lo que es un haiku, el ejercicio de atención y des-platonización de la mirada que provoca el vuelco en la inmediatez de lo real

    atender a la singularidad de los seres, fuera del supuesto arquetipo ideal que los iguala

    recrear, minuciosamente, la intensa vida de las cosas, las huellas perfumadas de su vibración íntima

    eliminar la distancia entre las palabras y las cosas y que sólo quede: resonancia, rastro animal, pulpa de fruta

    e inaugurar así una lengua de dulzura, una lengua de instantes, vibraciones y vasos comunicantes

    lengua de correspondencias entre el latido y el cielo, entre la canción y el vértigo, entre el deseo y las maquinarias de la alegría

    Clarice Lispector habla del instante-ya, acaricia el instante-ya, sin definirlo, y luego dice:

    “De mí en el mundo quiero contar la fuerza que me guía y que me da el propio mundo, la sensualidad vital de estructuras nítidas y las curvas que están orgánicamente ligadas a otras formas curvas. Mi grafismo y mis circunvoluciones son potentes y la libertad que sopla en verano tiene la fatalidad en sí misma. El erotismo propio de lo que está vivo está disperso en el aire, en el mar, en las plantas, en nosotros, disperso en la vehemencia de mi voz, yo te escribo con mi voz. Y hay un vigor de tronco robusto, de raíces entrañadas en la tierra viva que reacciona dándoles alimento. Respiro de noche la energía. Y todo esto en lo fantástico. Fantástico… El mundo por un instante es exactamente lo que mi corazón pide. Estoy dispuesta a morirme y a constituir nuevas composiciones. Estoy expresándome muy mal y las palabras adecuadas se me escapan. Mi forma interna es finalmente depurada y sin embargo mi unión con el mundo tiene la dureza desnuda de los sueños libres y de las grandes realidades. No conozco la prohibición. Y mi propia fuerza me libera, esa vida plena que se me desborda. Y no planeo nada en mi trabajo intuitivo de vivir; trabajo con lo indirecto, lo informal y lo imprevisto”.

    Clarice Lispector (trad. Elena Losada)

    y Rilke:

    “Me encanta oír las cosas cómo cantan.
    Yo las toco, son mudas y están quietas”.

    aunque bajo esa quietud, está el fuego, el movimiento que no se detiene…

    1. “Estoy expresándome muy mal y las palabras adecuadas se me escapan. Mi forma interna es finalmente depurada y sin embargo mi unión con el mundo tiene la dureza desnuda de los sueños libres y de las grandes realidades. No conozco la prohibición.”

      Es fantástico, Stalker!!

      Ayer empecé a escribir esto:

      La vida tiene su propio estilo de abrirse camino
      a través de la aparente nada
      prohibiéndose nada.
      Hace miel y corrientes,
      arcoíris de luna,
      pone el sol en Nueva Zembla,
      cristal de lupa a la alegría,
      tu alegría en mi deseo…

      Lo que rodea a los árboles es un camino y la estrella era una hierba… Pero es, singularmente, lo mismo, ¿verdad? 😀

      Los cipreses siempre me parecen árboles muy contenidos y un poco inconsolables a primera vista (seguramente por el peso de la tradición…). A veces dibujar es como llorar; otras veces, como desear; otras veces… El otro día estuve hablando con un profesor de teatro, que enseña mimo, y me encantó saber que “mimar” además de tener el significado de dar cariño, es también el verbo para esa disciplina teatral. Tal y como él lo entiende es el arte de sentir otras naturalezas dentro de la nuestra para así poder representarlas. Me decía que Picasso “mimaba” cuando pintaba. Me decía que él enseña a sus alumnos a ser fuego, a ser agua, a ser ratones… ¡y me pareció hermoso! Y creo que tiene también algo que ver con lo que dices tú, lo que dice Flaubert, lo que dice Rilke, lo que dice Clarice Lispector…

      Luego está la idea de la singularidad de los seres. Permanecer ante ese fuego que te provoca el sentir a alguien o a algo dentro y saber que es único.

  2. Tera, es cierto:

    “La vida tiene su propio estilo de abrirse camino…” 😀

    hoy precisamente estaba leyendo acerca de la relación entre los individuos y el código genético: la naturaleza hace surgir y desaparecer la vida y sin embargo el código (Schopenhauer diría la Voluntad de Vivir, los taoístas el Tao) permanece, incorporando a lo sumo pequeñas alteraciones, ajustes, correcciones…

    imagino a la vida individual como a una rosa de Jericó: una planta sin raíces arrastrada por el viento, peregrina entre las dunas, buscando el arraigo; el fuego es el mundo, y si arraiga en él, si la llama prende en la escritura, algo nace, y el desierto se hace infinitamente habitable…

    los individuos surgen y se extinguen (aparentemente), y perdura la escritura de la vida, la partitura que cada ser “mima”, según su propio ritmo y tono, en el eterno devenir de esta danza de representaciones

    el fuego es, también, esa escritura secreta, esa Voluntad de Vivir inscrita en todas las formas (también en las aparentemente inanimadas… ¿recuerdas cómo en la película Dersu Uzala decía que los árboles y las rocas son gente, que el propio aire es gente? Esa forma de panteísmo pan-eslavo, asiático, me pareció muy hermosa, recreada por Kurosawa…)

    el fuego nos dice quién somos bajo el barniz civilizatorio, bajo los múltiples pliegues de la “máscara” confeccionada socialmente: llegar a ser nosotros mismos sería atender a ese fuego, hacerlo aflorar y abrirle cauce hacia el mundo, hacia el minucioso, inagotable asombro que llamamos mundo…

    el camino hacia la singularidad de los seres, la atención, la alegría que se abre: una misma cosa, una misma raíz para la rosa de Jericó. Antídotos contra la pretensión de interpretar el mundo de acuerdo al neoplatonismo judeocristiano (el modelo de la trascendencia occidental que aún gobierna el logos de la razón discursiva e incluso, de forma inconsciente, la razón “sensual” o fuerza desiderativa). Una vida contra la tentación de abstraer y alejarnos del pulso y la intensidad circundantes, que siempre se declinan en el aquí y el ahora, en el “estar-siendo” de las cosas (siendo el “ser” apenas un desdoblamiento especular operado por la lógica binaria -inmanencia/trascendencia- que articula toda metafísica)

    la estrella era una hierba… y tienes razón: singularmente es lo mismo, entre otras cosas porque, según afirman los cosmólogos, todo lo que vemos, todo lo que respiramos, todo lo que somos, incluida nuestra materia y nuestro pensamiento, han surgido del horno nuclear de alguna estrella remota, ya extinta pero que sigue ardiendo en nosotros. Resulta increíble pensarlo: todo lo que tocamos y sentimos ha surgido del corazón ardiente de una estrella, y cuando este mundo desaparezca y quede reducido a polvo, ese polvo servirá para encender el corazón de otra estrella, después de millones de años de danza cósmica, al arbitrio de las revoluciones siderales… y así sucesivamente… la materia, los seres, las cosas: enfriamiento pasajero de un fragmento mínimo de corazón estelar…

    ¿cómo no iba a ser la vida latido y fuego?

    enseñar a los alumnos a mimar y ser ratones! Buenísimo! 😀

    1. “–¡No disparen, soy gente!”, pequeño Dersu…

      Y los árboles y las rocas son gente. Y el propio aire es gente.

      Y la escritura secreta de todos los latidos del corazón estelar irradiante donde escribes, Stalker…

      Abrazos esteparios!

  3. ZEN…..creo que Flaubert quiere decir permanezcamos ante ese fuego y ese árbol hasta que “desaparezcan” (como algo exterior a nosotros y se conviertan en nosotros)… aprehender,(no comprender) ser la misma sustancia (desaparecer visualmente, ver la no -apariencia-) …algo así me gusta entender de sus palabras…. aunque yo no lo se explicar mejor. Un abrazo para vosotros dos y para el árbol y el fuego del dibujo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s