Cicely

Anuncios

8 comentarios sobre “Cicely”

  1. esto me recuerda que no he visto “Doctor en Alaska” (como se la conoció aquí…)

    el vídeo de Ed, ¿no se parece un poco a los “Glimpses of Beauty” de Jonas Mekas? La misma celebración y alegría ante los destellos de lo vivo… 😀

    1. Creo que te gustará verla! Es un pequeño mundo con una gran atmósfera.

      Y sí que se parece la película de Ed a los “Glimpses of Beauty” de Jonas Mekas! 😀 En una los destellos están en blanco y negro y en la otra tienen esos preciosos colores!

  2. la veré, Tera!

    un pequeño mundo con una gran atmósfera… eso me recuerda, salvando las distancias, a una serie contemporánea a “Northern Exposure”: “Twin Peaks”, con su humor surreal y sus personajes entrañablemente singulares…

    me he dado cuenta de que en la entrada de arriba ha habido un cambio:

    “smilin’ thru” se ha convertido en “smiling through”

    lo que traducido a emoticonos sería:

    🙂 → 😀

    definitivamente, la sonrisa se abre 😉

    1. Los noventa fueron una época de grandes atmósferas! De “Twin Peaks” he visto algunos capítulos de la primera temporada y me gustaría verla entera algún día, pero no puedo verla sola porque… me da mucho miedo David Lynch cuando quiere! 😀

      Es muy exacto eso que observas de la sonrisa 😉

      Throuuuuuuuugh!

      Abrazos!

  3. Tera,

    a mí también me dan miedo algunos momentos del cine de David Lynch, y aun así te recomiento “Twin Peaks”! 🙂

    y es curioso porque generalmente no me dan miedo las películas de miedo, pero Lynch siempre consigue inquietarme… para ello utiliza trucos muy curiosos, por ejemplo en la banda sonora: le pide a un actor que grite y trabaja el grito en la sala de mezclas, modulándolo, adelgazándolo, mezclándolo con otros efectos sonoros, de manera que el espectador no percibe que es un grito: percibe un sonido de baja frecuencia, lento y envolvente, que produce una inquietud que quien ve la película no logra identificar, porque opera a niveles inconscientes… de hecho, la mayor parte de los espectadores, distraídos con la trama, no advierten la presencia de ese sonido bajo y grave, que sin embargo se va filtrando gota a gota hasta formar las estalactitas del peculiar estilo onírico de Lynch…

    “Twin Peaks” es una serie extraña que en un mismo capítulo puede pasar por registros muy diferentes sin que el espectador se sienta incomodado por ello: del cine negro a la comedia existencial, del teatro del absurdo a la sátira costumbrista, de la ironía al terror, del humor surreal al universo mítico de los cuentos… se me quedó grabada la escena en la que el agente Cooper le expone al sheriff su filosofía vital: cada día, todos los días, hazte un regalo… un regalo pequeño, invisible para los demás… puede ser una taza de café, la contemplación de una puesta de sol, escuchar una canción con los ojos cerrados… la idea es hacerse el regalo y ser plenamente consciente de él, cultivar la atención y habitar el instante: su intensa y rara incandescencia, flor de plenitud…

    y cambiando de tema, me detengo en tus fotos del mundillo y el árbore do amor (qué redondita y delicada la hoja de este último, ¿no?) y recuerdo que a veces, de niño, quería ser un árbol, por un momento, para saber cómo percibe el árbol el tiempo y la vida… ¿cómo será tener raíces o hacer la fotosíntesis? ¿Percibirá el árbol a los pájaros que trenzan nidos entre sus ramas?

    seguro que el reino vegetal tiene su ternura… 😀

    un abrazo!

    1. El cine de Lynch… Cada cosa suya que he visto me ha marcado.

      “El hombre elefante” es una de las películas más importantes de mi vida.

      A “Una historia verdadera” he vuelto mentalmente infinidad de veces: toda esa carretera es una topofilia de cine!

      “Mullholand Drive” es el mejor retrato, que yo haya visto, de los terrores que puede producir una fascinación.

      “Terciopelo azul” me dio muuuucho miedo.

      La filosofía vital del agente Cooper me encanta!

      Y el reino vegetal…

      Un niño que quería ser un árbol…

      Los nidos de los pájaros, las ardillas trepando…

      Los estomas, los pétalos, las alturas, los aromas, las manos…

      Desde luego que el reino vegetal tiene su ternura!

      Mirar a los árboles, a las flores, a los helechos, a la hierba es un regalo Cooper 😉

  4. sí, contemplar el reino vegetal es un regalo Cooper! 😀

    hace tiempo tuve la oportunidad de ver cómo una flor de luna se abría… un auténtico regalo Cooper… tardan apenas veinte o treinta segundos en desplegarse completamente…

    y éste ha sido el regalo que me he hecho hoy: el lento tañido de los cuencos de cuarzo…

    te recomiendo escucharlo con los ojos cerrados: qué resonancia tan penetrante y delicada…

    el sonido parece agua… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s