Tübingen

Anuncios

4 comentarios sobre “Tübingen”

  1. 😀

    fantástica composición! los paseantes se acercan en una sucesión de imágenes enlazadas como muñecas rusas… la manzana en el aire los ilumina… revelación en Tübingen!

    me encanta el contraste entre el rojo de la manzana, la oscuridad de los árboles y el denso azul crepuscular!

    “Parecía bastarle la luz rasgada, el aire desnudo y el espacio vacío. Incluso una palabra pensada hundiría el aire. Él se abstenía. Allí, existir ya era un énfasis. Como si ya fuese una audacia y un avance el hecho de estar de pie en la claridad. Y como si allí Martim se convirtiese en un símbolo de sí mismo. Los pájaros, escapando de la luz, se mantenían dentro de la oscuridad de las ramas llenas. La claridad seguía solitaria, azul, fina. Era la tarde. Y Martim miraba como si mirar fuese ser un hombre. Él gozaba de su estado. Era una generosidad del mundo para con él.

    -Aquí estoy -dijo él- y en el corazón de algo.”

    Clarice Lispector, “La manzana en la oscuridad” (trad. Elena Losada)

    y una riquiña cançao de seda azul y manzana que ya apareció por aquí hace un tiempo…

    O ouro ainda não bem verde da serra
    A prata do trem
    A lua e a estrela
    Anel de turquesa
    Os átomos todos dançam
    Madruga
    Reluz neblina
    Criança cor de romã
    Entram no vagão
    O oliva da nuvem chumbo
    Ficando
    Pra trás da manhã
    E a seda azul do papel
    Que envolve a maçã

    As casas tão verde e rosa
    Que vão passando ao nos ver passar
    Aos dois lados da janela
    E aquela num tom de azul
    Quase inexistente azul que não há
    Azul que é pura memória de algum lugar

    Caetano Veloso, “Trem das cores”

    1. Gracias, Stalker! Por la dulzura de las twisted apples y el fragmento de “La manzana en la oscuridad”. El alegre trem das cores me recuerda siempre a tu gatito amante de la bossa nova!

      “-Aquí estoy -dijo él- y en el corazón de algo.”

      El bosque, los dos caminantes y el cielo azul estaban justo al borde del río Neckar, en Tübingen, justo enfrente de la torre del carpintero Zimmern, donde vivió Hölderlin. Es un lugar precioso! Estuve sentada con unos amigos en un muro sobre el río mientras atardecía y luego fuimos por el camino del bosque de la foto, que estaba muuuuy oscuro, pero no daba miedo porque íbamos todos juntos… y al final del camino, en un enorme descampado, había una fiesta hippie con malabares de fuego y puestecillos de crepes 😀

  2. Tera!

    delicioso paseo bordeando el río y hacia el corazón del bosque (donde se encuentra la fuente de la que brotan los cuentos y el pensamiento-deseo que se consume en el fuego de la amistad)

    y qué alegría encontrar al final una danza de corazones malabares y crepes hippies! 😀

    ¿hay grillos en las noches de verano de los bosques alemanes? 😉

    acercarse juntos a la oscuridad y no tener miedo! hace poco leía sobre esto en un antiguo sutra Mahayana:

    “En la oscuridad existe la luz,
    no miréis con ojos oscuros.
    En la luz existe la oscuridad,
    no miréis con ojos luminosos.”

    Shitou Xiquian, “La esencia y los fenómenos se interpenetran” (San Do Kai, 參同契)

    el río Neckar, el bosque de Tübingen, la manzana en la oscuridad, Hölderlin…

    “hace falta acudir al bosque para ver la amplitud del mundo;
    hace falta acudir al agua para ver la magnitud del mundo;
    es preciso aplicar el bosque al agua para que se revele al fluir universal;
    es preciso aplicar el agua al bosque para que se revele el abrazo universal.

    si no se explica la acción recíproca del bosque y del agua, nada puede explicar el fluir universal y el abrazo universal. Sin la expresión de ese fluir universal y de ese abrazo universal, la disciplina y la vida no pueden hallar su campo de acción, pero desde el momento en que la disciplina y la vida se ejercen, el fluir universal y el abrazo universal encuentran su causa, y al hallarla la misión del paisaje queda culminada.”

    Shi’tao, “Discurso acerca de la pintura por el monje Calabaza Amarga” (tr. María Lecea, Pierre Rickmans)

    dicen que en el bosque, cuando cae la noche, cerca de un río, puede oírse al agua soñar…

    1. Qué hermoso oír al agua soñar, en el bosque, al caer la noche, cerca de un río… La música es bonita como la idea…

      Es verdad que a veces parece que el paisaje cumple una feliz misión!

      Y no tenemos miedo!

      Hay grillos y estrellas fugaces en los bosques!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s