Meditación en huelga de rosales

Voy a invertir las horas que pasaría trabajando hoy en traducir un capitulito de este precioso libro.

EL GRAN DESPERTAR

Alrededor de los pueblos hay campo igual que alrededor de las ciudades hay fábricas. En el campo (sólo con dar la vuelta a una esquina se encuentra uno con los pies en la hierba), toda una vida permanece escondida, adormecida. Pero ya hay ciertas señales que anuncian el despertar: los días son más soleados, la temperatura asciende, de vez en cuando se siente un temblor.

Los niños, que son un barómetro viviente muy sensible, anticipan ya la explosión del buen tiempo; tienen la necesidad de moverse, correr, saltar, jugar. Es la primera vez en sus vidas que son conscientes de que la primavera está llegando, e incluso la prevén cubriendo en su diario las casillas consignadas del calendario: los días de sol en claro aumento, tres ceros en las casillas de la niebla… He aquí las pruebas evidentes de que la realidad atmosférica evoluciona favorablemente. Fuera, sin embargo, todo está en calma todavía; prudente, la naturaleza descansa. Todos los niños observan los detalles, prontos a captar cualquier signo del futuro despertar. Es Carolina la que trae la primera buena noticia:

“En mi casa hay un agujero del que salen hormigas con y sin alas. Hay una que ha volado sobre mi cabeza y ha caído en la sopa.” (25 de febrero.)

“Una libélula azul estaba posada sobre una rama y hacía temblar el agua.” (26 de febrero, Angelo.)

“En mi jardín he encontrado la primera margarita abierta.” (27 de febrero, Cosetta.)

“En mi jardín he encontrado pequeñas flores azules que se llaman los ojos de la Virgen.” (4 de marzo, Umberta.)

“Yo también, pero estaban cerradas porque hacía frío; las llevé a la escuela y se abrieron porque hacía calor.” (4 de marzo, Angelo.)

“El sol ha fundido la nieve y los ranúnculos han florecido en las cunetas. Tienen ocho pétalos amarillos y las hojas en forma de corazón.” (8 de marzo, Fiorella.)

Todos: “Las plantas nacen y crecen si tienen agua y calor. El agua viene de las nubes. El calor lo da el sol.”

El regreso de las golondrinas a sus nidos se convierte en una pieza teatral, una pequeña historia en tres episodios que se corresponden con las estaciones observadas.

I.

NARRADOR: – Las golondrinas revolotean y se llaman unas a otras: ¡chip, chip!

GOLONDRINAS: – Hermanas, aquí ya no quedan moscas ni mariposas. O partimos o nos moriremos de hambre.

TODAS: – ¡Chip, chip, chip! ¡Partamos!

UNA GOLONDRINA: – Allá, detrás de la montaña y del mar, hay muchas cosas que comer.

TODAS: – ¡Chip, chip, chip! ¡Vayamos! ¡Adiós!

II.

NARRADOR: – Llueve. Sopla el viento. El nido está vacío. Aúlla el viento.

III.

NARRADOR: – Las golondrinas han regresado.

UNA GOLONDRINA: – ¡Chip, chip, chip! ¿Dónde está mi casita? ¡Ah! ¡Allí! ¡Qué bien se está aquí! Voy a poner mis huevos y a incubarlos.

OTRA GOLONDRINA: – ¡Chip, chip, chip! Mi nido ya no está. Voy a ponerme manos a la obra en seguida para hacer uno nuevo con tierra y paja.

Algunos niños dibujan en sus cuadernos, a partir del texto teatral, la vida de las golondrinas. Otros dibujan los detalles; Ileana ha hecho unas flores magníficas, Fabio un vuelo lleno de golondrinas, Angelo un nido vacío, etc.

– Todos estos dibujos son tan bonitos – les digo – que si tuviéramos que reproducir uno solo en grande no sabríamos cuál escoger.

– Mirad, esto es lo que podríamos hacer – propone Angelo – : yo dibujaré el nido vacío porque nadie más lo ha hecho y es bonito. Ileana añadirá sus flores, que parecen de verdad, y todos los demás harán también las cosas bonitas que han dibujado. Así todos podremos pintar y el dibujo crecerá y será bonito.

Esta respuesta es tan lógica y constructiva que todos la tomamos en consideración. Los niños alinean sus cuadernos y señalan las cosas más bonitas, es decir, los elementos que formarán parte del gran mural.

– Para que quepa todo esto necesitaremos un papel muy grande – digo mientras despliego un inmenso papel de embalaje que hace sonreír de satisfacción a los niños.

– A mí me gustaría que fuera así de grande – dice Fabio abriendo los brazos.

– Y yo – dice Carolina –, yo creo que habría que hacer tres murales y después unirlos: el otoño, el invierno y la primavera.

Discutimos el proyecto. Algunos quieren que las golondrinas se dirijan a San Paolo, otros a Piadena. Unos quieren tres murales, otros uno solo. Pero no son oposiciones profundas y todos están ansiosos por hacer su contribución al gran dibujo. De hecho, nadie queda excluido del proyecto.

Nos ponemos de acuerdo sobre el tamaño (2m × 70 cm), colgamos el papel en la pared y dividimos el espacio en las tres partes correspondientes a las tres estaciones; a continuación marcamos  el lugar que ocuparán los distintos elementos, delimitando con una tiza de color la zona reservada para cada uno. De esta manera el mural estará “bien cubierto”.

Pasamos a la ejecución. ¿Por dónde empezamos? ¿Por las figuras o por el fondo? ¿Y cuáles serán los colores?

Por experiencia, todos están de acuerdo en que lo mejor es colorear primero los grandes espacios del fondo (el cielo y la tierra) para no tener que abordar enseguida el contorno de las figuras, trabajo difícil y peligroso que puede incluso estropearlas. Pero hay que establecer un turno: no más de dos niños a la vez, para no crear confusión. ¿Y dónde vamos a pintar? Si ponemos el papel en la pared, la pintura gotearía. Juntamos cuatro pupitres sobre los que colocamos la hoja. Nuevo problema: ¿dónde se sentarán los alumnos que se han quedado sin pupitre?

– Dos se pondrán en el sitio de los que estén pintando – sugiere Fabio –, y los otros…

Los otros, sentados en la tarima, se dedicarán a actividades individuales: lectura, bocetos, cálculo.

Así es cómo queda finalmente el gran mural: a la izquierda, la bandada de golondrinas que se van, un árbol que pierde sus hojas, un cielo gris. En el centro un gran pórtico con un nido vacío y un cielo de nieve; a la derecha, el sol en un cielo azul, las golondrinas que llegan, un cerezo en flor, flores nuevas.

Es realmente bonito. Colgamos la obra de arte en la pared, frente a las ventanas. La luz del sol, cuando el cielo está claro, enciende los vivos colores y toda la estancia resplandece.

Anuncios

14 comentarios sobre “Meditación en huelga de rosales”

  1. creo que es una hermosa manera de pasar este día reivindicativo…

    me gustaría leer ese capitulito, cuando lo traduzcas 😀

    “La vida en Nueva York produce una visión peculiar de lo que es y de lo que podría ser, y sin esta visión, la vida en Nueva York se hace imposible. En las calles de Nueva York, un niño jamás toca nada que no haya sido ideado, proyectado, planificado y vendido científicamente a alguien. Hasta los árboles están allí porque el Departamento de Parques así lo decidió. Los chistes que el niño escucha por televisión han sido programados a gran coste. Hasta los deseos y temores están moldeados institucionalmente. El poder y la violencia están organizados y administrados: las pandillas, frente a la policía. El aprendizaje mismo se define como el consumo de una materia, que es el resultado de programas investigados, planificados y promocionados. Lo que allí haya de bueno, es el producto de alguna institución especializada. El niño de la ciudad no puede esperar nada que esté más allá del posible desarrollo del proceso institucional. Hasta a su fantasía se le urge a producir. Puede experimentar la sorpresa poética de lo no planificado sólo a través de sus encuentros con la “mugre”, el desatino o el fracaso: la cáscara de naranja en la cuneta, el charco en la calle, el quebrantamiento del orden, del programa o de la máquina son los únicos despegues para el vuelo de la fantasía creadora. El “viaje” se convierte en la única poesía al alcance de la mano.”

    Iván Illich, “La sociedad desescolarizada”

    ésta es la banda sonora de mi día de huelga:

    1. Gracias, Stalker! Creo que el fragmento de “La sociedad desescolarizada” dialoga muy bien con “L’Enfance en liberté”… 😀

      Me ha estremecido la interpretación de “Poverty train” de Laura Nyro. No la conocía…

  2. Dear Tera !

    Last night, in search of information about Tübingen and Holderlin’s Tower I discovered this essay ! Lovely ! Riquiño / Riquiña, you say, I believe ?

    Der Froschweiher
    Wir waren ganz oft beim
    Froschweiher wir haben
    Molche in die Hand genommen
    und Kaulquappen.
    Wir haben Frösche gesehen.

    von Wolfram Kümel E2A

  3. Tera, muchas gracias por la traducción!

    he disfrutado mucho con el gran despertar, el vuelo de las golondrinas y la coreografía de manos, cielo y sonrisas en la confección del mural 😀

    “¿Dónde la plenitud de aquellos días en que el olor de los pinos se confundía con la propia respiración, la calidez de la piedra con el tacto, el mar rutilante con los propios ojos? ¿Qué fue de aquella inocencia en la que la percepción, lo percibido y quien percibe era uno y lo mismo? –Conciencia suprema, denominaba el filósofo de Cachemira a aquella unidad.– El largo camino que desemboca en la intuición mística ¿no será acaso el de un retorno a cierto estado de la infancia? “Sed como niños”, dijo el hereje de la tribu de Israel. Antes de la separación de quien percibe con las cosas percibidas. Antes de la diferencia.”

    Chantal Maillard, “Husos”

    adoro a Laura Nyro, soul luminoso y entrañado,

    voz, mirada y cómo se alzan sus manos…

    me gusta mucho cuando un cantante usa las manos para cantar, expresar, tocar el aire, acercar (curar)…

    cuando el gesto y el cuerpo son la prolongación de la voz, el poema se dice mejor,

    el cuerpo del poema y la pulpa de la voz se abren y la música estalla como fruta madura

    lástima que apenas haya vídeos de Laura en directo!

    1. Gracias a ti por el mar rutilante en confusión con los propios ojos!

      Y gracias por el descubrimiento de Laura Nyro! Me gusta mucho! He leído que al final fue feliz con quien no se casó…

      Y las manos… las manos cuando cantan algo de dentro, como si a través de su movimiento te permitiesen ver en el aire lo invisible que están sintiendo…

      Recuerdo la primera exposición que fui a ver sola cuando tenía quince años y vi las manos de Georgia O’Keeffe en una retrospectiva de Stieglitz. Me fascinaron completamente y no conseguía saber por qué y seguí sin saberlo hasta que entendí que aquella rara incomprensible comprensión era el arte…

      Las manos…

      1. gracias por las manos de Georgia O’Keefe y tu fascinación ante lo incognoscible apenas revelado…

        Laura Nyro es maravillosa, una cantante, pianista y compositora increíble, y me sorprende que no sea más conocida…

        New York tendaberry… blue berry…
        A rush on rum, of brush and drum,
        And the past is a blue note, inside me…
        So I ran away in the morning…

        New York tendaberry, blue berry…
        Rugs and drapes, and drugs and capes…
        Sweet kids in hunger slums;
        Firecrackers break and they cross and they dust and they skate, and the night comes…

        I ran away in the morning…
        Now I’m back, unpacked…

        Sidewalk and pigeon;
        You look like a city, but you feel like religion to me…

        New York tendaberry… true berry…
        I lost my eyes in east wind skies…
        Here where I’ve cried, where I’ve tried,
        Where God and the tendaberry rise…
        Where Quakers and revolutionaries
        Join for life, for precious years…
        Join for life, through silver tears…

        New York tendaberry…

        “It is not an obvious one . . . not one that you really even listen to, because it really goes past your ears and it’s very sensory and it’s all feel . . . it goes inside, like at the back of your neck, or something. It’s abstract, it’s unobvious and yet I feel that it’s very true. I feel that it’s life, what life is to me anyway. Tendaberry is my own word, it’s an essence, it’s not death . . . it’s birth and it’s very tender, very fragile, very strong, very true . . . it’s a berry, a tendaberry.”

        Laura Nyro

      2. Es maravillosa “New York Tendaberry”! Y lo que dice Laura Nyro de ella: “Tendaberry is my own word, it’s an essence, it’s not death . . . it’s birth and it’s very tender, very fragile, very strong, very true . . . it’s a berry, a tendaberry.” Me gusta mucho, mucho! Me encanta su forma de cantar, su voz yendo de la suavidad a la potencia, como decías, luminosa, entrañada… vital, multiforme!

        Y es preciosa la foto de la portada del disco!

        Mil gracias!

  4. oui, la fille de joie, on la comprenne si bien !

    et Edith Piaf… j’aurais tant aimé la voir chanter ! être là, partager cette énergie inouviable, voyager dans le temps !

    ici, dans “La Foule”, les mains chantent encore

    douces, fragiles, bouleversantes…

    les mains caressent l’invisibilité rendue visible dans la voix qui frisonne…

    et son coeur s’envole si passionnément

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s