Vistas de la ciudad desde la terraza del conservatorio. Bach, flamenco… y justo cuando mi amigo A. iba a empezar a tocar una composición de Mompou, apareció la mujer que cierra las aulas.

Anuncios

3 comentarios en “”

  1. me encantan los pianos porque los imagino como grandes animales dormidos que saben de nosotros, oráculos que leen nuestra pequeñita música interior…

    y como son seres percusivos, descifran el corazón del mundo, del que todos somos afluentes rítmicos…

    piano magia
    piano vida

    el tuyo además tiene pocas teclas, y happy feet amarillos; a Paolo Conte le gustaría! 😉

    aquí, Sviatoslav Richter (mi pianista favorito) incencia apasionadamente un piano al interpretar un estudio de Chopin…

    ah, y me gusta que haya que imaginar las vistas desde la terraza del conservatorio… sólo vemos el piano, pero las vistas están, de algún modo, en la música callada, la mullida y soñadora música de Mompou…

    1. ¡nuestra pequeñita y apasionada música interior pulsando las teclas de un piano! ¡o las del ordenador! ¡mágico y vital!

      ¡gracias por la interpretación de Sviatoslav Richter!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s