Quise decirte que tus manos son como hojas brotando

Aunque no dormí bien y mis sueños estaban llenos de pulpos
y de ojos de ratón y agua chorreando y cuerdas atadas a mis muñecas
y cuando desperté estabas sonriendo como si tuvieras la boca llena de botones de chocolate
y el sol de última hora de la mañana hacía que tus cabellos pareciesen de oro y yo sin embargo aún con ojos de sueño.

Quise decirte que me parecías más dulce que un trozo de bizcocho de jengibre
aunque olvidaste poner azúcar en mi café y yo olvidé sacar la basura al contenedor de reciclaje
y como ninguna de las dos quería bañar al perro, nos quedamos mirando las pantallas de nuestros ordenadores con el ceño fruncido
haciendo que hacíamos Cosas Muy Importantes aunque sólo lo que tiene vida es realmente importante.

Quise abrazarte más fuerte que un koala abrazado a una rama de eucalipto
aunque dejaste la luz del baño encendida y no quisiste que saliéramos a comer fuera
y yo estaba hambrienta e impaciente como una niña y quería que me prestaras atención
y te dije que esto no estaba funcionando cuando en realidad tú eres lo único que funciona.

Quise decirte que tus manos son como hojas brotando
así que esperé a que te quedases dormida en el sofá
y me senté en el suelo junto a ti
y apreté la palma de tu mano sobre mis labios.

Kirsty Logan

(tr. Tera)

Texto original

 

Anuncios