Topofilias de cine (2)

Bodega Bay, California – Los pájaros, Alfred Hitchcock

Anuncios

“Hagamos algo más: amémosle”

Atrapa a un ladrón (Alfred Hitchcock, 1955)

————-

Hemos aceptado el color. Bien. Hagamos algo más: amémosle. (…)

De diez personas que vieron Atrapa a un ladrón [To Catch a Thief, 1955], nueve evocaron el famoso plano del “cigarrillo en el huevo”. Este gag, eficaz donde los haya, ¿Hitchcock lo habría podido concebir en blanco y negro? No, por supuesto, y sin embargo, si uno se detiene a pensar, ¿qué tiene que ver ahí el color? No es el amarillo como tal, sino la materia misma del amarillo del huevo la que nos produce esa impresión, tan divertida para unos y violenta hasta el hastío para otros.

Pero, y esto es lo más importante, sin el color ese huevo sólo es un huevo a medias. Sólo lo es plenamente con él. Sólo con él la expresión cinematográfica alcanza un realismo absoluto.

“De los gustos y los colores” en El gusto por la belleza, Éric Rohmer

Motivos para no perder el tiempo

Hiedra arrancada y bicicleta (Colonia, julio 2010)

——-

hiedra.

(Del lat. hedĕra).

1. f. Planta trepadora, siempre verde, de la familia de las Araliáceas, con tronco y ramos sarmentosos, de que brotan raíces adventicias que se agarran fuertemente a los cuerpos inmediatos, hojas coriáceas, verdinegras, lustrosas, persistentes, pecioladas, partidas en cinco lóbulos, enteras y en forma de corazón las de los ramos superiores, flores de color amarillo verdoso, en umbelas, y fruto en bayas negruzcas del tamaño de un guisante. Aunque la hiedra no es una parásita verdadera, daña y aun ahoga con su espeso follaje a los árboles por los que trepa.