Leyendo a Bulgákov en el espigón…

… haciendo huelga.

Anuncios