I’m on an Island

19896573779_9b62b5d031_o

Festival SinSal (Illa de San Simón, julio 2015)

Anuncios

En el momento más oscuro

No invadiré tu tristeza
pero permaneceré a tu lado.

Tu alma, como una casa vacía,
quiero llenarla de un cariño que huela a arroz caliente.

El hueco de tu corazón,
quiero envolverlo entre mis brazos.

Tu frío,
quiero templarlo con los sonidos de los días de nuestra infancia.

Tu cielo caído,
aunque sea sólo con mi pequeña fuerza,
quiero sostenerlo para ti.

En la noche de invierno que se acerca, cuando te acuestes sola,
quiero protegerte, sin hacer ruido, con el calor de una vela encendida.

Seung Ah Rebecca Han

(tr. Tera / A partir de una traducción en inglés del poema original en coreano.)

Quise decirte que tus manos son como hojas brotando

Aunque no dormí bien y mis sueños estaban llenos de pulpos
y de ojos de ratón y agua chorreando y cuerdas atadas a mis muñecas
y cuando desperté estabas sonriendo como si tuvieras la boca llena de botones de chocolate
y el sol de última hora de la mañana hacía que tus cabellos pareciesen de oro y yo sin embargo aún con ojos de sueño.

Quise decirte que me parecías más dulce que un trozo de bizcocho de jengibre
aunque olvidaste poner azúcar en mi café y yo olvidé sacar la basura al contenedor de reciclaje
y como ninguna de las dos quería bañar al perro, nos quedamos mirando las pantallas de nuestros ordenadores con el ceño fruncido
haciendo que hacíamos Cosas Muy Importantes aunque sólo lo que tiene vida es realmente importante.

Quise abrazarte más fuerte que un koala abrazado a una rama de eucalipto
aunque dejaste la luz del baño encendida y no quisiste que saliéramos a comer fuera
y yo estaba hambrienta e impaciente como una niña y quería que me prestaras atención
y te dije que esto no estaba funcionando cuando en realidad tú eres lo único que funciona.

Quise decirte que tus manos son como hojas brotando
así que esperé a que te quedases dormida en el sofá
y me senté en el suelo junto a ti
y apreté la palma de tu mano sobre mis labios.

Kirsty Logan

(tr. Tera)

Texto original

 

My heart living out of the beat

Out of the beat 2

Collage sobre graffiti mural, Barcelona-Vigo (verano 2013)

Individuación: El concepto de la individuación no representa un papel de escasa importancia en nuestra psicología. De un modo general puede decirse que la individuación es el proceso de la constitución y particularización de la esencia individual, especialmente el desarrollo del individuo desde el punto de vista psicológico como esencia diferenciada de lo general, de la psicología colectiva. La individuación es, pues, un proceso de diferenciación que tiene por objeto el desarrollo de la personalidad individual. La necesidad de la individuación es algo natural en cuanto un impedimento de la individuación por una normatividad —exclusiva o preponderante— de acuerdo con cánones colectivos sería en perjuicio de la actividad vital individual. Ahora bien, la individualidad es algo ya física y fisiológicamente dado, que naturalmente ha de expresarse psicológicamente también. Un esencial impedimento de la individualidad supone, por lo tanto, un menoscabo artificial. Es, pues, evidente, que un grupo social compuesto de individuos mutilados no puede ser una institución saludable ni apta vitalmente a la larga, pues sólo aquellas sociedades capaces de mantener su conexión íntima y sus valores colectivos, dando al mismo tiempo al individuo la máxima libertad posible, pueden tener probabilidades de una vida duradera. Desde el momento en que el individuo no sólo es un ser singular sino que se presuponen en su existencia relaciones colectivas, el proceso de la individuación no lleva al aislamiento sino a una más intensa y general conexión colectiva. El proceso colectivo de la individuación está íntimamente vinculado a la llamada función trascendente al ser dadas por esta función las líneas evolutivas individuales que nunca podrán alcanzarse por el camino prescrito por las normas colectivas.

De ningún modo puede constituir la individuación el fin único de la educación psicológica. Antes de poder proponerse la individuación como fin, ha de haberse logrado ya el fin educativo de la adaptación al mínimum de normas colectivas necesario para la existencia. Una planta que haya de llegar al máximo desarrollo posible de su peculiaridad, antes que nada ha de estar en condiciones que hagan posible su crecimiento en el suelo en que ha sido plantada. La individuación está siempre en contraste mayor o menor con la norma colectiva, pues supone eliminación y diferenciación de lo general y formación de lo particular, ciertamente no de una particularidad buscada sino de una particularidad fundamentada ya a priori en la disposición. Ahora bien, el contraste con la norma colectiva sólo es un contraste aparente, pues a una más exacta observación el punto de vista individual no aparece en contraste con la norma colectiva, sino que evidencia orientación distinta. Realmente el camino individual no puede, en absoluto, estar en contraste con la norma colectiva, pues sólo otra norma opuesta podría estar en contraste con ella. Pero el camino individual nunca constituye cabalmente una norma. La norma surge de la totalidad de los caminos individuales y sólo tendrá derecho a la existencia y virtud vital estimulante cuando existen sencillamente caminos individuales que de vez en cuando pretenden orientarse según una norma. Una norma para nada sirve cuando tiene validez absoluta. Sólo surge un verdadero conflicto con la norma colectiva cuando un camino individual es elevado a la categoría de norma, lo que realmente constituye el propósito del individualismo extremado. Semejante propósito es, naturalmente, patológico y contrario a la vida por completo. No tiene, por lo tanto, nada que ver con la individuación, que sigue, ciertamente, el atajo individual y que por lo mismo necesita la norma para orientarse por lo que a la sociedad respecta y para el establecimiento de la conexión vitalmente necesaria de los individuos en la sociedad. La individuación conduce, pues, a una estimación valorativa natural de las normas colectivas, mientras para una orientación vital colectiva exclusivamente la norma llegará a ser, en creciente medida, algo superfluo, con lo que se pierde la verdadera moralidad. Cuanto más fuerte sea la normatividad colectiva del hombre, mayor será la inmoralidad individual. La individuación coincide con el desarrollo de la conciencia desde su originario estado de identidad. La individuación supone, por lo tanto, un ensanchamiento de la esfera de la conciencia y de la vida psicológica consciente.

Tipos psicológicos, Carl Gustav Jung